viernes, 13 de septiembre de 2019

7 Formas de Colaborar con la Escuela de nuestros hijos

El trabajo conjunto entre padres, madres y profesores es fundamental para la educación de los niños y niñas, desde la etapa de Infantil hasta Primaria y Secundaria.

La tarea de educar, con el objetivo de favorecer la formación integral del niño y la niña, es una responsabilidad compartida entre padres, madres y educadores/as.

Por lo tanto, es necesario que haya una acción conjunta y coordinada que garantice el desarrollo emocional, intelectual y social del niño/a.

formas de colaborar con la escuela


Es importante que entre la familia y la escuela existan unos mismos criterios acerca de los valores que transmitir, pues es la manera de dar a nuestros hijos/as una educación coherente.

Entre los padres, madres y educadores debe haber una comunicación fluida en ambas direcciones, es decir, no son solo los profesores/as quienes tienen que informar a los padres sobre los objetivos, métodos y la evolución escolar.

Los padres y madres también deben dar información sobre las actividades del niño y la niña en casa, sus gustos, intereses y todas aquellas circunstancias que consideren relevantes.

De este modo, el docente podrá programar las actividades de acuerdo con las características personales de sus alumnos/as y teniendo en cuenta el ambiente familiar en el que se desenvuelven.

En la etapa de Educación Infantil, el aprendizaje está muy relacionado con las experiencias y vivencias de la vida cotidiana de los niños y niñas.

Por eso, todo lo que hacen fuera de la escuela es tan importante como lo que hacen en ella. Es evidente, pues, la necesidad de colaboración y participación de los padres.

Formas de colaborar con la escuela

➽Hay muchas formas de participar y colaborar los padres y las madres con la escuela:

➽Asistir a las reuniones informativas del centro, así como a las entrevistas periódicas con el docente.

➽Participar en órganos de gestión del centro educativo, como puede ser en el Consejo Escolar.

➽Formar parte de las Asociaciones de Padres y Madres.

➽Asistir y colaborar en fiestas, celebraciones y actos que tienen lugar en el centro (representaciones teatrales, conciertos, fiesta de Navidad, fiesta de fin de curso, exposición de manualidades, ...).

➽Participar en actividades extraescolares.

➽Colaborar desde casa con los proyectos y centros de interés que se trabajan en la escuela, aportando material, información, fotos, ...

➽Contribuir en las tares escolares, supervisándolas y ofreciendo a los niños y niñas un ambiente estimulante para el aprendizaje.

➽Aportar el material que se solicite y responder a las demandas de los profesores/as.

Beneficios de la colaboración de los padres y madres con la escuela.

La colaboración de los padres y madres con la escuela es fundamental para favorecer el desarrollo del niño y la niña.

Esta colaboración permitirá que haya una continuidad entre el contexto escolar y el familiar y, a la vez, facilitará el rendimiento y la adaptación del niño y la niña a la escuela.

La implicación de los padres y madres en la escuela, también mejora el nivel de autoestima del niño y la niña.

Se sentirá más seguro, puesto que vivirá en dos contextos distintos pero que se complementan y entre los que hay una coordinación.

Si los hijos/as ven que sus padres y madres se implican y colaboran activamente con la escuela, tendrán una actitud más positiva hacia esta.

En definitiva, podemos afirmar que la colaboración de los padres y madres con la escuela garantiza la eficacia de la acción educativa.


Bibliografía: Revista para padres. Editorial Everest.
Foto de Escuela creado por freepik - www.freepik.es

miércoles, 11 de septiembre de 2019

¿Qué podemos hacer en los primeros días de asistencia al cole por nuestros hijos?

Con toda probabilidad es la primera vez que el niño o la niña abandona el hogar y se encuentra en un lugar en el que va a ser considerado/a uno/a más, y donde va a afrontar grandes y novedosos retos.

El comienzo de un niño/a en la escuela se puede convertir en una situación un tanto estresante no solo para el propio niño, sino que también para los padres y madres, que que este queda fuera del control familiar.

El niño o la niña en la escuela va a conocer cómo funcionan las interacciones sociales fuera de la familia, hará nuevos amigos/as, aprenderá mucho sobre sí mismo y se enfrentará a nuevos retos académicos y sociales.

que podemos hacer el primer dia de colegio por nuestros hijos


Es conveniente adaptar los horarios de comidas y de sueño (dormir ocho-diez horas) a los horarios de la escuela.

Podemos aprovechar también para comenzar a hablarle sobre qué se encontrará en la escuela (actividades, otros niños y niñas, etc.).

Cuando hagamos comentarios respecto a la escuela, trataremos de que sean positivos.

Evitaremos comentarios del estilo "eso no te lo van a consentir en la escuela"..., ya que pueden provocar que el niño/a conciba el centro escolar como un entorno amenazador.

Es recomendable que, unas semanas antes de acudir a clase, le llevemos a conocer su futura escuela y le expliquemos algunas de las normas básicas con las que se va a encontrar.

Los primeros días en la escuela son un momento delicado para el niño y la niña, por lo que es muy importante que aprenda a confiar en los maestros, quienes se vana a encargar de su adaptación al nuevo entorno.

Es muy importante también que el niño y la niña perciba que mantenemos una buena relación con el maestro y que le damos nuestra confianza, ya que nuestro hijo/a lo percibe y hace que aumente su confianza.

Podemos pensar que lo mejor es irse a escondidas de la escuela, pero nada más lejos de la realidad, ya que el niño/a puede interpretarlo como que se le abandona.

Por eso es muy importante despedirse, ya que tienen que llegar a entender que vamos a volver a recogerlos y que no les vamos a abandonar.

Por esta razón, es muy importante ser puntual a la hora de ira a recoger al niño/a durante los primeros días.

Un retraso puede provocar que el niño/a se preocupe en exceso por un posible abandono.

Es muy normal que los primeros días el niño/a se disguste o llore, pero debemos estar lo más tranquilos posible ante esta situación; hay que entender al niño/a y darle tiempo, ya que cada uno necesita un determinado tiempo de adaptación.

Para una buena adaptación, en la escuela han planificado un programa específico para estos primeros días, pero no obstante te sugerimos unas sencillas recomendaciones:

1. Mantén la tranquilidad, pues el niño/a captará tu angustia como una confirmación de sus miedos y será más difícil.

2. Plantéale la situación como un privilegio, diciendo "qué suerte tienes de ir a la escuela".

3. Haz comentarios positivos respecto a la escuela. Evitaremos comentarios del estilo de: "eso no te lo van a consentir en la escuela" ..., ya que pueden provocar que el niño/a conciba el centro escolar como un entorno amenazador.

4. Preparar juntos los materiales que necesitará cada día.

5. En el momento de la separación muéstrate afectuoso y breve, deseándole que se lo pase bien y que volverás pronto a recogerlo. No prolongues la despedida excesivamente.

6. No olvides su juguete de apego, si en la escuela lo permiten, le ayudará a mantener la unión con lo que le es conocido.

7. Durante los primero días, es muy importante ser puntual, tanto a la hora de entrada como a la hora de ir a recogerlo/a. Un retraso puede provocar que el niño/a se preocupe en exceso por un posible abandono.

8. Habla con el docente siempre que lo consideres necesario.  A él o ella también le será de utilidad cualquier cambio que observes en el niño/a.

9. Aprovecha cualquier comentario del niño/a para resaltar lo bien que se lo ha pasado, el dibujo tan bonito que ha hecho, etc.

10. Evita en esta época importantes novedades en la vida cotidiana del niño/a.

Bibliografía: Revista para padres. Editorial Everest.
Foto de Escuela creado por freepik - www.freepik.es

jueves, 5 de septiembre de 2019

Comienzo de la asistencia a la escuela

Has esperado con ilusión, pero también con cierta preocupación, el día en que tu hijo/a comience por primera ven en el colegio.

El primer día de la escuela es uno de los momentos más significativos en la vida del niño/a, y también la de su papá y mamá.

Después de mucho buscar has elegido para tu hijo/a un buen colegio que le proporcionará un ambiente acogedor y en el que será atendido por profesionales con una formación adecuada, que le darán la seguridad, el cariño y la atención que tú mismo le das día a día.

comienzo de la asistencia a la escuela

Aunque haya o no asistido a una centro infantil con anterioridad, este momento supondrá para él o ella un nuevo desafío que deberá afrontar.

Significa no solo encontrarse en un espacio diferente, sino que verá modificado su rol y conocerá a otros adultos y otros niños y niñas con los que deberá relacionarse, adecuarse a otro ritmo y horario, etc.

Esta nueva situación provocará en el niño y la niña sentimientos de inseguridad, de abandono, de angustia y miedo, que darán lugar a múltiples reacciones.

Por otra parte, le supondrá adquirir y afianzar su autonomía personal y nivel de socialización, pues se encontrará a solas con sus posibilidades y limitaciones.

Para todo ello va a necesitar que los adultos le ofrezcan una gran comprensión y ayuda, ayuda que no consiste en enviar o minimizar sus sentimientos sino en entenderlos.

No podemos establecer un tiempo de consecución, pues cada niño tiene un ritmo y unas circunstancias propias. La forma como se resuelva este conflicto incidirá sobre el proceso de socialización y la actitud del niño hacia la escuela y hacia el aprendizaje.

¿Quién se adapta?

El niño o la niña es el principal artífice de su adaptación al nuevo entorno; es él o ella quien, de forma personal y voluntaria, tiene que hacer frente al reto que se le presenta.

Pero en estos primeros días no solo el niño se adapta, también lo hacen los padres y madres, los educadores y el propio centro quienes, con su apoyo, actuarán como facilitadores de este proceso.

Los padres y madres, sobre todo los que por primera vez llevan a su hijo/a al colegio, están llenos de dudas y temores sobre si en el centro estará seguro, si el docente le sabrá tratar como se merece, etc.

Estos sentimientos serán captados por el niño y la niña, que los vivirá como una confirmación de lo que él o ella siente y hará más problemática la adaptación.

Por ello, la actitud deber ser muy positiva, con el fin de contagiar a tu hijo/a la confianza y seguridad ante el nuevo entorno y personas.

El educador/a se convertirá en el modelo adulto que sustituirá a sus padres y madres en el nuevo contexto.

El docente necesita tiempo para conocer al niño y la niña, sus gustos, sus temores, etc. Como padres y madres intentaremos fomentar el vínculo afectivo del niño/a con el docente, lo que le ayudará a sentirse seguro y confiado.

Es muy importante que el niño/a perciba que mantenemos una buena relación con el docente y que le damos nuestra confianza, ya que nuestro hijo/a lo percibe y hace que aumente su confianza.

Bibliografía: Revista para padres. Editorial Everest.
Foto de Escuela creado por tirachard - www.freepik.es