viernes, 31 de mayo de 2019

Enseñar el respeto a los niños y las niñas

enseñar el respeto a los niños y niñas


Respeto: Reconocimiento de que algo o alguien tiene valor. Se puede definir como la base del sustento de la moral y la ética.

La educación de los hijos e hijas es un tema que siempre a preocupado a muchos padres y madres.

Durante estas últimas décadas se han seguido diferentes modelos, bien diferenciados entre sí.

Primero se encuentra el modelo autoritario, en el que los padres y madres, como figuras de poder, mandaban y los niños y niñas obedecían sin poder expresar su opinión.

Después se pasó a una educación de tolerancia absoluta, en las que los niños y niñas tenían grandes dificultades para asumir responsabilidades, respetar límites o demostrar respeto por los demás.

El niño y la niña era el amo y la ama de la casa, y los padres y madres, sintiéndose culpables por no tener más tiempo para dedicar a sus hijos e hijas, cedían a cualquier petición.

Hoy en día los tiempos han cambiado, y hay una mayor concienciación en cómo se debe educar.

Si queremos que nuestros hijos e hijas tengan valores y respeto por la gente y su entorno, no debemos ser permisivos y hemos de pedirles que las tareas que se les encomiendan sean cumplidas, o sencillamente decir que no cuando sea necesario.

Hemos de tener presente que el comportamiento y las relaciones que los niños y las niñas establecen con los demás, son actitudes aprendidas a partir del modelo familiar que les rodea.

Así mismo, el valor del respeto a las personas surge a partir de la educación que los niños y las niñas han recibido de sus padres y madres, de lo que ven en casa.

Los niños y las niñas aprenden de las actitudes y de los sentimientos que les rodean.

Si han recibido un trato respetuoso, amable, de diálogo y considerado por parte de sus padres o madres, eso será lo que imitarán.

Por el contrario, si han vivido en un ambiente de falta de respeto, desconsideración y tiranía, actuarán acorde a este modelo.

El respeto no es una valor innato, sino aprendido y ejercitado dentro del núcleo familiar.

El hecho de que el niño o la niña sepa pedir perdón, dar las gracias, pedir las cosas por favor, escuchar sin interrumpir..., hará que sepa cultivar el trato con los demás.

El respeto surge de la educación dada a través de la autoridad, ejercida y transmitida al niño o la niña por parte de su padre y madre.

Esta autoridad muestra al niño y a la niña las pautas de conducta necesaria para con las normas de convivencia, teniendo presente que las palabras y el ejemplo son instrumentos muy valiosos para transmitir los sentimientos de respeto y aceptación.

ENSEÑAR EL RESPETO A LOS NIÑOS Y A LAS NIÑAS.

➽Si el niño o la niña vive el respeto dentro del núcleo familiar (respeto padre-madre, padres-madre-hijo), este lo interiorizará e integrará en su comportamiento. El niño o la niña se sentirá valorado y aceptado.

➽Corregir en el niño y la niña comportamientos que no sean apropiados, enseñándole a respetar a las personas y a su entorno.

➽Buen uso del lenguaje por parte de los padres y madres, sin insultos ni subidas de tono.

➽Practicar los buenos modales y normas, favorecerá el que los niños y las niñas sean educados.

➽Mantener la palabra, es decir, no prometer algo que no se va a cumplir.

➽Valorar positivamente los logros de los hijos e hijas.

➽Solicitar su ayuda y participación en cualquier actividad de la familia, hará que se sienta integrado y valorado dentro del núcleo familiar.

Bibliografía: Revista para padres. Editorial Everest.
Foto: Freepik

No hay comentarios:

Publicar un comentario