lunes, 27 de mayo de 2019

Hábitos saludables de alimentación infantil

habitos saludables de alimentacion infantil


En la actualidad, no es extraño encontrarse frecuentemente con noticias relativas al sobrepeso y a la obesidad en niños pequeños.

Unos hábitos alimentarios poco saludables provocarán un gran incremento de enfermedades en la edad adulta.

Tenemos que pensar que la alimentación es la base sobre la que se sustenta el desarrollo y crecimiento del niño.

No solo debemos pensar en la obesidad, también una mala alimentación en los niños y niñas puede provocar otros trastornos como anemia o desnutrición, e incluso la mala alimentación puede provocar alteraciones en la conducta de estos y, también, problemas escolares.

Está claro que inculcar a nuestros hijos e hijas unos hábitos saludables de alimentación no va a ser fácil, pero cuanto antes empecemos a hacerlo más fácil resultará.

La importancia que vamos a tener en este tipo de educación va a ser fundamental, ya que nosotros somos un poderoso modelo para los niños y niñas y estos aprenden lo que ven. Por ejemplo, si manifestamos nuestro rechazo por algún alimento no será extraño que ellos y ellas comiencen también a rechazarlo (de igual forma, podrán influir en este aspecto sus compañeros y compañeras, parientes cercanos, etc.)

RECOMENDACIONES GENERALES

Debemos tener en cuenta que los niños van a observar nuestra forma de comer y van a adoptar los hábitos que vean en nosotros.

  • Si fuese posible, será recomendable compartir alguna comida del día con nuestros hijos e hijas. Además, en muchas ocasiones hacerles partícipes del proceso de elaboración de la comida puede evitar muchas protestas a la hora de comer.
  • Tratar de dar al niño y niña una dieta equilibrada, con gran cantidad de alimentos diferentes. Proporcionarles una gran variedad de sabores, formas, olores, etc., hará que no empiecen a desterrar unos alimentos a favor de otros. Es fundamental que los niños aprendan a comer de todo. 
  • Picar en exceso entre comidas puede convertirse en un problema, ya que puede desequilibrar la dieta, puesto que generalmente suelen ser alimentos con un elevado exceso de grasas, azúcares… Esta clase de alimentos suele aportar una gran cantidad de calorías “extra” y si no vigilamos este tipo de conductas se pueden producir importantes aumentos de peso.
  • Los alimentos ricos en grasas y azúcar deberían ser sustituidos por alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, legumbres, cereales…), ya que se encuentran en una edad de gran actividad y estos nutrientes son una fuente de energía muy necesaria.
  • Es muy importante la realización de ejercicio físico. Inculcar hábitos de actividad física y deportiva, será fundamental para un estilo de vida saludable.
  • Debemos enseñar a los niños y niñas que la comida no es la forma de mitigar ansiedades ni el aburrimiento, ni de ser un acompañamiento indispensable a la hora de ver la televisión.
  • Reducir en lo posible el consumo de refrescos, sobre todo a la hora de la comida; el agua es el mejor líquido para hidratar el cuerpo y apagar la sed.
  • Contrariamente a lo que se suele hacer, el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Las prisas por llegar a la escuela y la falta de hábito de un desayuno adecuado, puede hacer que el rendimiento de los niños y niñas durante las horas de clase de la mañana disminuya. En ocasiones, a media mañana se suple la ingesta de un desayuno adecuado con bollería industrial; este tipo de alimentos nunca puede suplir a un desayuno completo. Se dice que este tipo de alimentos aporta lo que se conoce como “calorías vacías”, que son aquellas que ayudan a engordar pero no a crecer.
  • No debemos usar los alimentos y la comida como premio o castigo, pues lo único que podemos conseguir es que el niño o la niña se vuelva caprichoso con respecto a ciertos alimentos.

Bibliografía: Revista educativa para la familia. Ediorial Everest.
Foto de comida creado por freepik - www.freepik.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario