martes, 14 de mayo de 2019

Hábitos saludables para que tus hijos pueden conciliar el sueño

El momento de irse a dormir, puede convertirse en una pesadilla para muchos padres y madres; pero no solo para ellos y ellas, para muchos niños y niñas también puede ser difícil.

Muchos niños y niñas se niegan a acostarse, les cuesta conciliar el sueño, no quieren dormir solos, se despiertan pronto, etc.

Una rutina adecuada de sueño y que el niño y la niña duerma y descanse bien, va a ser algo de gran importancia para su desarrollo madurativo.

Son muchos los autores que indican que dormir es algo innato, mientras que el proceso de irse a la cama es algo aprendido y, por ello, también podemos intervenir sobres esas conductas y modificarlas.

habitos saludables para conciliar el sueño


¿Por qué mi hijo o hija no quiere irse a la cama?

Las causas de que los niños y las niñas se nieguen a ir a la cama son muchas.
  • Que les cueste conciliar el sueño.
  • Que consideren la cama como algo aburrido más que una actividad placentera.
  • Que dormir les parezca una pérdida de tiempo, porque les quita horas de juego.
  • Que tengan miedo a la oscuridad.
  • Que no quieren separarse de sus padres.
Por estos y otros motivos, el niño o la niña hará todo lo posible para evitar irse a la cama y, en muchas ocasiones, consigue nuestra atención y poco a poco retrasa la ansiedad que le produce separarse de nosotros.

Algunas pautas para conseguir hábitos de sueño saludables.

1. Establecer unos hábitos saludables desde que son muy pequeñitos.

2. Marcar rutinas, a la hora de acostarse, lo más consistentes y regulares posibles. Por ejemplo, un rato antes de irse a la cama realizar la misma actividad todos los días, como lavarse los dientes, leer un cuento, etc. Todo esto le proporcionará seguridad al niño y a la niña.

3. Suele ser conveniente que antes de acostarse no hagan cosas que generen gran nivel de actividad; es mejor realizar actividades más relajadas, como puede ser un baño.

4. Establecer unos horarios regulares de sueño, tanto de la hora a la que deben acostarse como de la hora a la que deben levantarse. Debemos proceder con firmeza, aunque cierta flexibilidad no es mala.

5. A veces les castigamos con irse a la cama, algo que no ayuda mucho si el niño o la niña ya es reticente a ello, puesto que considerará esta acción como algo negativo. Amenazarles con frases como "duérmete o viene el hombre del saco", solo contribuirá a crear más inseguridades y a aumentar los miedos.

6. Muchas veces lloran o van a nuestra habitación, pero no por ello debemos ceder a su chantaje por mucho que nos cueste. Lo principal es mantenernos firmes, por lo que les llevaremos a la cama y les comentaremos que estaremos ahí cuando lo necesiten, pero que es hora de irse a dormir.

7. Si se ha desvelado le consolaremos, pero siempre en su cama ya que es el lugar destinado a su descanso, hasta que concilie el sueño.

Foto de personas creado por freepik - www.freepik.es
Bibliografía Revista educativa para la familia Editorial Everest

No hay comentarios:

Publicar un comentario