viernes, 3 de mayo de 2019

La Psicomotricidad y su importancia en la Educación Infantil


La psicomotricidad como ámbito de estudio es una disciplina que podríamos considerar novedosa.

Habrá que esperar hasta mediados del siglo XX para encontrar una aplicación efectiva en el plano pedagógico e, incluso, en la actualidad su ámbito de estudio y aplicación no ha quedado totalmente definido por los teóricos.

Desde un punto de vista lingüístico este término se compone de dos palabras:

  • Psico designa la actividad psíquica con sus dos componentes: socioafectivo y cognitivo.
  • Motriz hace referencia al movimiento.

Vayer la define como "una acción psicológica que utiliza los medios de la educación física con el fin de normalizar o mejorar el comportamiento del niño".

Hacia 1970 es cuando se empieza a aplicar la psicomotricidad en España gracias a la influencia francesa.

Uno de los autores más destacados es García Núñez, quien en su libro "Psicomotricidad y educación preescolar" defiende que las dos herramientas básicas para desarrollar la psicomotricidad son el lenguaje y la actividad corporal.

Propone actividades motrices adecuadas a los diferentes niveles educativos.

A partir de los años 80 y tras la celebración en Madrid del Congreso Internacional de Psicomotricidad, la formación empieza a desarrollarse en España por iniciativa privada.

En 1996 varias asociaciones de psicomotricidad y psicomotricistas se unieron persiguiendo un mismo fin y en 1998 crearon la Federación de Asociaciones de Psicomotristas del Estado Español, que en la actualidad representa a los españoles en el Forum Europeo de Psicomotricidad.

Según la posición que ocupe el educador o educadora, la metodología puede ser:

  • Directiva: determina una intervención basada en una programación educativa exhaustiva y deseñada por el educador/a.
  • No directiva: determina una intervención basada en los deseos e intereses del niño o niña, por este motivo se dice que es de tipo vivencial.


Debemos tener en cuenta que esta clasificación no es del todo real, puesto que existe siempre un mínimo de directividad en cualquier propuesta que le hagamos a los niños y niñas.

Por otro lado, el uso de un método directivo no significa una actitud rígida por parte del educador o educadora.

Para J.C. Coste (1979), la psicomotricidad es "un nudo que ata psiquismo y movimiento hasta confundirlos entre sí en una relación de implicaciones y expresiones mutuas".

Por tanto, consideraremos en la psicomotricidad la relación que guarda ésta principalmente con los desarrollos cognitivo y motor, aunque no podemos olvidarnos del resto de desarrollos (afectivo y sensorial), pues éstos se encuentran íntimamente ligados.

Gracias a la maduración motriz que van adquiriendo el niño y la niña de manera vertiginosa en los tres primeros años de vida, años en los que se producen numerosos progresos tanto a nivel físico como motriz, se va a potenciar la adquisición de las destrezas psicomotrices.

En la medida que la niña o el niño adquieren las destrezas motrices, su madurez cognitiva aumentará de manera proporcional, pues a mayor número de experiencias motrices mayor desarrollo intelectual.

En cuanto a la madurez cognitiva se refiere a aspectos como la inteligencia, los recuerdos, memoria, ..., según vayan madurando estas facultades facilitarán la coordinación y el movimiento necesario para poner en marcha la psicomotricidad.

Las asociaciones españolas de psicomotricidad han consensuado la definición de psicomotricidad basado en una visión global de la persona, el término psicomotricidad integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices, en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial.

De esta manera, la psicomotricidad desempeña un papel principal en el desarrollo armónico de la personalidad,

Por esta razón, deben desarrollarse distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivos, educativos y terapéuticos.

Foto: Freepik

No hay comentarios:

Publicar un comentario