lunes, 13 de mayo de 2019

Triángulos de barras Pedagogía Emmi Pikler

triángulos de madera con barras emmi pikler
Uno de los aspectos que destacan de la mirada pedagógica Pikler Lóczy es el respeto tácito a la libertad de cada niño y niña, desde la escucha atenta y activa a sus necesidades genuinas, organizando espacios seguros y adecuados así como otorgando tiempo para que desarrolle sus propias estrategias cognitivas y motrices y, por lo tanto, su pensamiento divergente para ir afrontando retos de creciente complejidad que le ayudan a crecer.

Espacios, tiempos y materiales configuran entornos próximos de aprendizaje en los que el niño y la niña puede construirse a si mismo con plena libertad y autonomía.

Al niño y a la niña hay que darle espacio y tiempo, mostrando un interés en lo que ya sabe hacer por sí solo, en lo que ya ha alcanzado por sí mismo a través de su motricidad autónoma favorecida por un entorno óptimo de condiciones, facilitado por el adulto.

Los materiales han de fomentar la creatividad del niño y la niña en el sentido de que les inviten a experimentar todas las posibilidades que le ofrecen.

Los triángulos de Pikler es una instrumento muy eficaz para el desarrollo motor de los peques.



Jugando con los triángulos ellos y ellas experimentan, subiendo, bajando, pasando por debajo, llevando su imaginación a creer que se encuentran en una cabaña, un túnel o una casa.

Estos triángulos de barras basados en la metodología Emmi Pikler están diseñados para fomentar la libertad de movimientos y autonomía de los más pequeños, los cuales afrontan los obstáculos, fortalecen sus músculos y aprenden a coordinar y calcular el espacio, ganando fuerza, equilibrio, agilidad y seguridad.

Rampa de madera para acoplar con los triángulos de barras aumentando las posibilidades de juego. 

Esta rampa es lisa por una cara y poder desplazarse por ella y con listones por la otra para poder trepar.

 
Bibliografía: Aportes Pikler - Lóczy en la Escuela Infantil. Construyendo una pedagogía de los cotidiano. Patricia de la Torres Conejo, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario